miércoles, 24 de julio de 2013

Un adiós

Es así. Unas veces toca sufrir y otras veces sonreír. Es difícil entender como un día escuchas su voz y al día siguiente desaparecerá para siempre. Quizás no sea la mayor pérdida, pero al fin y al cabo lo sientes y duele imaginando estar en la piel de sus mase cercanos. Sientes que tantas familias se queden sin nada, que pierdan lo más esencial en sus vidas.
Solo puedo decir adiós, que siempre estarás en los corazones, que nunca se te olvidará y la pequeña sabrá que tuvo un gran padre, y, que algún día comprenderá todo. Un beso desde aquí, tendré que olvidar, aunque es más fácil que yo lo olvide.