sábado, 27 de septiembre de 2014

4:34

 Querido destinatario:
 Los ojos se me cierran por el sueño. Pero no voy a dejar que los párpados me ganen.
 Me pongo a releer esas historias que una vez te escribí y no puedo evitar sonreír. En el fondo sabía que pasaría, sabía que volvería de nuevo a tener eses sentimientos, pero no quería creerlo.
 Estoy feliz en estos instantes, me has hecho feliz sin darme cuenta. Quiero decirte que en realidad todo ha vuelto a su cauce en mi vida, o al menos casi todo. Tenía mis miedos y creo que los he superado, he conseguido olvidar algo que mi mente todavía retenía y finalmente soy libre.
 Bueno libre no, porque creo que me he vuelto a encadenar a unos viejos sentimientos. Escribí una historia una vez, y esa misma historia me acaba de sacar unas lágrimas. Quizá sea motivo del sueño. Pero no creo que mi corazón me esté engañando. Quiero ese final, quiero que todo termine así.
 Y créeme que voy a luchar porque esta historia tenga su final feliz.
 Va a hacer un año que todo comenzó.
 Y todavía no le hemos puesto un punto y final.
 No lo hagamos nunca,
 volvamos a comenzar un nuevo párrafo.

 Gracias.

Y otra vez me golpeas.

"Tengo cosas que decirte.
Tengo que confesarte que te extraño.
Que de nuevo estás en mi mente.

Has vuelto a tomar las riendas de mis pensamientos.
Has vuelto a mis sueños.
Has regresado a mi vida de nuevo.
Has vuelto a encender la luz.

Quizás sea absurdo escribir esto.
Quizás esté perdiendo el tiempo,
dejando que las palabras se reflejen en mis ojos.

Pero eres tú, que otra vez me has conseguido.
Me has ganado de nuevo.
Si es que realmente me habías perdido alguna vez.

No sé qué pasa realmente, pero siempre regresamos.

Quizás es que errar es tan de humanos, que somos los más humanos."

lunes, 22 de septiembre de 2014

As the world falls down.

Son casi las tres de la mañana y apenas puedo dormir. Tengo los cascos y en estos momentos suena No es amor.

Mentiría si digo que no me estoy deprimiendo.
No debería, pero ese azul golpea mis pensamientos. La ola del mar arrasa con todo lo que llevaba construído hasta ahora.
Otra vez me hunde en la miseria.
Me gustaría creer que las cosas han cambiado pero sé que no es así, que todo sigue como hace un par de meses y que nunca caminaré por la calle del olvido. Hay cosas que se olvidan y otras que no, por mucho que se intente. Basta esperar un tiempo para darse cuenta de que uno ha cometido el error más grande de toda su vida. Pero no basta con lamentarse y rogar, no es suficiente. Directamente, ni siquiera es efectivo.
Al menos es un consuelo pensar que al fin he conseguido dejar de llorar, y siendo el único paso que puedo dar, todo va bien.