viernes, 8 de mayo de 2015

El amor se vende y se compra

El amor es algo que se vende y se compra.

Por eso rompen las parejas.
A veces porque se ha gastado, otras veces porque han decidido comprarse otro.

El amor es algo que se vende y se compra.

A veces alguien compra uno creyendo que la otra persona ha comprado el mismo,
pero en realidad la han timado, y en lugar de venderle un amor le han vendido el dolor.

Sí, se confunden las palabras.
La gente mira mucho el final, y en este caso acaban en -or, pero se les olvida mirar el principio...

Hablan del futuro, y el presente queda olvidado.
Los días se gastan, los sentimientos se pierden...

El amor es algo que se vende y se compra.

Dímelo a mí,
que me había cansado de comprar tantos y de que me timasen, que dejé de hacerlo.


Dímelo a mí, que acabé por encontrar uno sin haberlo buscado.

Hablando de acordes mayores.

Me gusta observarte cuando vas a tocar,
cuando estás en tu mundo y sostienes la guitarra entre tus brazos,
aguardando esa melodía que va hacia ti.

Cuando sé que esa música es constante, que no sale de tu cabeza.
Ver como te concentras...
Y luego, en silencio,
ver como te dejas llevar.

Me gustan tus manos, tus dedos...
como rasgueas las cuerdas y cierras los ojos echando la cabeza hacia atrás...
después los abres,
entonces tu mirada me golpea,
y me regalas extasiado un acorde mayor.

Me gusta, sí,
claro que me gusta.

Me gusta verte tocar,
ver como me buscas en cada nota,
me gusta ver como tratas de crearme con cada composición.


Me gusta ver que yo soy tu música,
y que tú eres mi poesía.