lunes, 29 de junio de 2015

Necesitaba escribir aunque fuese algo incoherente.

 Dicen que un clavo saca otro clavo.
 Una llama apaga otra llama.

¿Puede alguien decirme qué coño estoy escribiendo?
Porque ni yo misma lo sé. 
Sólo sé que echaba de menos escribir y eso estoy haciendo. Aunque no tengo mucho que decir, y lo que quiero decir no me atrevo a contarlo.

Demasiado pronto, sí.
Demasiado pronto.

Echaba de menos escribir, pero cuando llega el momento las palabras se esconden en mi cabeza. 
Esas palabras que por las noches me golpean con fuerza y me impiden quedarme dormida.
Esas palabras que hacen que cuando por fin consiga conciliar el sueño, ellas se transformen en mis sueños.
Quizá debería contaros mis sueños.
Pero no.

Demasiado pronto.

Primero tengo que cerrar la puerta y abrir la ventana. Así dejaré que entre el aire para volver a abrir la puerta y dejarle pasar.