jueves, 27 de octubre de 2016

Miss Misery.

 Hubo un tiempo en el que pensaba que la soledad me daría la felicidad, el estar alejada del mundo. Pero mi mayor problema es que siempre he sentido que no encajaba en ningún lugar, siempre he tenido esa sensación de que esté donde esté siempre molesto. Me aíslo, porque para mí es la única solución. Y eso es algo que poco a poco me está consumiendo, pero haga lo que haga existen muy pocas ocasiones en las que me siento yo y puedo respirar la felicidad durante un rato.
 ¿La realidad? Que quiero desaparecer, siento que molesto...tanto a los demás como a mí misma. Noche tras noche no dejo de llorar, odio mi vida, no tengo motivaciones y mis sueños poco a poco se mueren. Con el tiempo pierdo a la gente, porque lo único que sé hacer es distanciarme del mundo. Vivo en una constante depresión que me impide vivir y no sé qué hacer, ni una forma de solucionarlo. Todo lo hago mal, a nadie le importo. Nadie me escucha, y de tanto gritar internamente me he quedado sin voz.
Estoy atascada.
Haga lo que haga ya nada tiene solución.
A veces pierdo el control de mí misma y me derrumbo.
No soy yo, me estoy ahogando. Las pocas veces que consigo pegar ojo no dejo de dar vueltas en la cama y tengo pesadillas. A veces me despierto con mi propia voz y tengo miedo.
Tiemblo, y lo único que sé hacer es llorar.
A veces me aferro y trato de seguir adelante, pero al final vuelvo a decaer y parezco bipolar.
Y no puedo seguir así.