martes, 7 de marzo de 2017

Sueños lentos y aviones veloces.

Y de repente se dio cuenta de que ya no podía más, que aquel que había conseguido juntar su corazón hecho añicos, había dejado de significarlo todo.
Ya no deseaba su colchón, ya no quería estar bajo sus sábanas, ya no quería que fuese él el único en arrancarle la ropa y que la hiciese llegar al orgasmo.
Se había aburrido imaginando lo que sería dormir con el y sufrir sus pesadillas, de imaginar cómo sería despertar y ver su cara cada mañana y tocar sus párpados cansados con la punta de los dedos.
Aquello había terminado.
Aunque siendo sinceros, nunca había empezado.

**********************

Publico una entrada vieja de borradores porque creo que tengo esto demasiado olvidado. Supongo que en cierto modo es algo bueno porque no tengo nada que me atormente constantemente, y lo que ronda por mi cabeza es algo de lo que nunca he hablado aquí...ni lo haré.
Últimamente las cosas han ido a mejor y pese a los altibajos, al menos no estoy como hace 5 meses en la auténtica mierda. Sé que os importa bien poco, pero a alguien tenía que decírselo.