domingo, 14 de mayo de 2017

We got something to believe in

 Quiero que vuelvas aunque nos haga daño.

 Pero al mismo tiempo no puedo permitirme hacértelo y sé que tú tampoco quieres hacértelo a ti mismo. Y haces bien, créeme. Soy la persona más horrible del mundo, un error que nadie debería cometer. Y tú ya cometiste ese error una vez, haciéndolo una segunda serías el hombre más estúpido que he conocido.
 Pero te quiero, eso no cambiará y tampoco quiero que cambie, y menos ahora que sé que todavía tú también lo haces. En momentos como este siento que ahora mismo me basta con eso. Pero, ¿qué haré cuando pase una semana? ¿o un par de días? ¿qué haré cuando vuelva a sentir una necesidad extrema de hablar contigo de nuevo?
No te culpes por haber seguido hablando conmigo el otro día, de verdad que si hubiese sido diferente ahora mismo estaría más que hundida y llorando todavía más. Al menos ahora tengo algo, eso que todos llaman esperanza y una pequeña motivación para seguir adelante y esperar(te).

 Y sigo queriendo que vuelvas. Pasarán cinco meses y seguiré queriendo que estés a mi lado, ya lo verás. Y posiblemente otros cinco, y no sé, quizás otros cinco más. Y si esto sigue así...iré a buscarte, aunque sólo sea para que me mandes a la mierda a la cara.

No hay comentarios:

Publicar un comentario