miércoles, 21 de junio de 2017

Mi gran problema es que nadie entendió el cómo pasé de ser una niña feliz a ser una niña triste de la noche a la mañana. Lo siento, yo no elegí cuándo abrir los ojos. Mi gran problema es no tener a nadie, me siento sola esté donde esté y nadie puede escucharme.
He pedido ayuda a gritos y en silencio durante mucho tiempo, pero nadie quiere culparse de haber tomado mi tristeza como algo pasajero. Y claro, ahora la culpa es mía por no quererme. 
Y ahora que necesito estar sola porque no soporto nada más, ni confío en nadie más porque todo el mundo me ha decepcionado (incluída yo misma), ahora la culpa es mía por venirme abajo. Como si fuese capaz de controlar mis actos y mi tristeza, como si fuese capaz de decidir si hoy voy a tener un ataque de ansiedad al pensar en mis estudios y mi futuro. No soy capaz de centrarme en los estudios, y cuando lo consigo todo me sale mal y me vengo todavía más abajo. 
Y sí, joder. Es muy fácil decir "pues te levantas", pero yo no funciono así. Hasta hace unos años sobrevivía porque la idea de dejar el pueblo y conocer a gente con la que sentirme bien me animaba a levantarme. Pero era una ilusa, porque ahora sigo sin conocer a nadie, pierdo a todo el mundo por mi depresión y mis lloros. Ahora es cuando no tengo nada. A nada y a nadie, sólo gente que entiende las cosas a su manera y en ningún momento se molesta en escucharme de verdad. Y no sabéis lo que duele fingir que todo va bien, que tengo amigos, para que en mi casa no sientan lástima por mí.
 No sé como la gente se ríe de mi situación, no entiendo como en dos años me han dejado tan sola porque lo único que quiero es desaparecer. Sigo sufriendo el mismo bullying que sentía de pequeña, y el mismo maltrato psicológico. Y cada vez va a peor porque cada vez me odio más.
Lo que necesito es no pensar en nada de esto, sentirme útil para alguien y ver recompensa en ello, y estar lejos de todo lo que me atormenta. Escribir a veces funciona porque nadie es capaz de escucharme de verdad, pero no es suficiente para mí. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario